sábado, 9 de junio de 2018

CAMISA CON CHORRERAS PARA DISFRAZ

Hola a tod@s, hoy os voy a enseñar como hacer una camisa con chorreras para un disfraz. Veréis como de una forma muy sencilla podéis transformar una camisa blanca de manga larga en la camisa de un corsario, de un paje, de un mosquetero o de un rey y lo mejor sin necesidad de coser.
Necesitaremos:
  • camisa blanca de manga larga 
  • 5 blondas pequeñas, tamaño plato de pan
  • cartulina metalizada azul y dorada
  • cinta blanca de raso fina 


Cortaremos una de las blondas por la mitad como veis en la fotografía.


Tal y como podéis ver en la siguiente fotografía doblaremos la mitad de la blonda haciendo un pliegue en el centro.



La otra mitad de blonda la doblaremos como veis haciendo dos pliegues uno en cada lado.


Pegaremos con un poco de pegamento sólo por un extremo las dos mitades sobre una entera haciendo un poco de escalera, como podéis ver en la fotografía.

Una vez que tengamos los tres volantes los pegaremos sobre otra blonda, para alargar un poco más nuestra chorrera.

Ya tenemos  lista la chorrera para nuestra camisa de niñ@.

Recortaremos un óvalo azul y otro más pequeño dorado y los pegaremos en el centro arriba tal y como podéis ver en la fotografía, será el adorno de la chorrera. 
Por detrás colocaremos una cinta blanca para atarla al cuello.


Con las otras 2 blondas que nos quedan haremos unos volantes para los puños. Haremos un corte y desde él recortaremos un pequeño círculo como veis en la fotografía.

Con cinta de doble cara pegaremos la blonda al puño de la camisa  frunciéndola un poco a modo de volante.






Nuestro resultado final espectacular y facilísimo.

Espero que os haya gustado y lo pongáis en práctica. Con estas ideas para crear y disfrutar cuesta poco hacer a tu hijo un bonito disfraz.

viernes, 1 de junio de 2018

EvAU, UNA PESADILLA PARA MUCHAS FAMILIAS

En muchos hogares se viven estos días, momentos de nervios y ansiedad mezclados con la ilusión de una nueva etapa que está a punto de comenzar.

Miles de estudiantes se enfrentan en breve a la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad, con unas pruebas similares a las anteriores PAU o Selectividad y unos exámenes en los que los estudiantes se juegan mucho.

Esta prueba es obligatoria para todos aquellos estudiantes que terminen bachillerato y que quieran continuar sus estudios en la Universidad.

Un 97% de los estudiantes que se presentan a estas pruebas consiguen pasarlas en la convocatoria de junio, ya que han sido preparados por sus centros escolares para dichos exámenes.

Es normal que durante los últimos meses del curso los estudiantes de Bachillerato sienten una gran presión, por los nervios y la responsabilidad de superar dicha prueba y a demás con buena calificación para llegar a la nota de corte exigida por la universidad que han elegido.

Los nervios y la ansiedad son los grandes enemigos de cualquier examen, prueba o reto y a veces esos nervios, pueden jugar malas pasadas, por ello es importante mantener la calma, ya que para aquellos que han aprobado los exámenes de Bachillerato no tendría que ser difícil aprobar la EvAU.

Parte de esos nervios es también el miedo a lo desconocido, a una prueba nueva, a un sitio nuevo, con profesores y alumnos nuevos, miedo a querer y no poder llegar a la nota de corte.

Tal vez sea esta, la primera prueba de fuego en la que su trabajo, su esfuerzo, su grado de madurez y responsabilidad luchan por sacar lo mejor de si mismos.

Este año mi hija, será una de esos miles de estudiantes que harán dichas pruebas, por eso mi artículo de hoy es para ella y todos esos jóvenes que llevan meses estudiando duro.

He aquí algunos consejos para vosotros estudiantes de 2º bachillerato, para poder mantener la calma y resolver con éxito los exámenes.

lunes, 28 de mayo de 2018

JARDÍN DE CHOCOLATE Y FRESAS

NQueridos lectores, hoy os dejo una receta muy dulce y muy vistosa. Se trata de un bizcocho de chocolate y unas brochetas de frutas. El truco está en el molde del bizcocho.











Como elaborar el bizcocho;
  • Ingredientes:
  1. 150 gr de cacao en polvo mínimo 50 % ( cacao yo he usado 75%)
  2. 3 huevos
  3. 100 gr de aceite (se puede sustituir por 100gr de mantequilla)
  4. 75 gr de azucar
  5. Un sobre de levadura
  6. matequilla para untar el molde
  7. 200 gr de galletas
  • Modo de hacerlo:
Precalentar el horno a 180 grados mientras, triturar las galletas hasta que queden polvo, mezclarlas con los huevos batidos, el aceite, el sobre de levadura y el azúcar . Cuando tengamos una pasta añadimos el cacao y volvemos a mezclar bien y revolver bien. Untar de mantequilla en el molde para que no se pegue.
Volcar la masa en el molde y poner en el horno a 160 grados en la parte baja. En 30 minutos más o menos dependiendo del horno estará listo.
Dejar enfriar antes de desmoldar.


Para decorar el jardín:
  1. recortaremos un trozo de espuma de jardinería y haremos un círculo del tamaño del agujero del molde.  
  2. lo forraremos de papel de plata y con papel de seda verde, cortaremos unas tiras haciendo una especia de hierba que pegaremos en la parte superior. 
  3. forraremos las brochetas con papel de seda o cinta adhesiva verde para que parezcan tallos de las flores del jardín.
  4. cortaremos los rabitos de las fresas, las lavaremos junto a las uvas y las secaremos.
  5. colocaremos las frutas en los palos de brocheta y las iremos pinchando en el circulo de espuma que habíamos forrado.
Ya conocéis  una nueva forma de presentar un bizcocho, que a parte de postre puede ser también un centro de mesa para una comida o merienda. 


Espero que os haya gustado, deciros que con él, gané el domingo, un premio en la romería del colegio de mis hijos. ¡Animaros hacerlo! os encantará y lo podéis hacer como siempre en familia y aprovechando el tiempo para enseñar a vuestros hijos un montón de cosas.




domingo, 27 de mayo de 2018

El dilema: Ciencias o letras, ¿qué elegir?

Se acerca el final de curso y toca elegir entre ciencias, humanidades y ciencias sociales.
Es una decisión a la que se enfrentan los alumnos de 3º y 4º de la ESO. E incluso también algún estudiante de bachillerato, a pesar de haber elegido ya en años anteriores y sigue con dudas de qué carrera estudiar.
La mayoría de los jóvenes no saben bien qué elegir, ni qué estudiar el día de mañana. Se ven influenciados por los amigos, por la familia, por la presión social o por esa asignatura que no les gusta y que se les atraganta.
Y ven ahora, la oportunidad de quitársela para siempre, porque piensan que no valen para ello.
La sociedad en la que vivimos ve los estudios de letras como los estudios fáciles, cómodos, sin esfuerzo e incluso muchos piensan -y se atreven a decir- que son para tontos.
Mientras que los estudios de ciencias los ven como los difíciles, arduos, complejos, con prestigio y para listos.
La presión social y familiar pesa mucho con ese “elige lo que más te guste” que va seguido muchas veces de un “yo te veo más para….”. Condicionando al joven hacia lo que consideran más prestigioso o les gustaría a sus progenitores.
Cuántas familias se les llenan la boca de orgullo diciendo que su hijo estudia Ingeniería, Medicina o Derecho y ADE.
Pero a veces omiten si están contentos estudiándolo, o los años que llevan estudiando y no terminan, o si llevan tiempo buscando trabajo y no lo encuentran.
En cambio, si su hijo decide estudiar Filosofía, Magisterio, Arte… dicen quejosos y medio avergonzados que es lo que a él le gustaba o se ha empeñado. Así como aseverar que usted ya le dijo que valía para mucho pero…
Y otras veces, la presión viene por tener que seguir la saga familiar, sin tener en cuenta los gustos del chaval.
Luego están los que sólo se fijan en las salidas laborales y en el dinero que pueden ganar.
Pero no nos engañemos, cada año salen miles de ingenieros, de médicos, de abogados, de farmacéuticos, de arquitectos, de maestros, de enfermeros, de veterinarios…y señores, seamos realistas, no hay trabajo para todos.

Sólo unos pocos acceden al mundo laboral el primer año y dentro del campo de lo que han estudiado y otros muchos acaban realizando otros trabajos que poco tiene que ver con sus estudios para poder vivir.
Todo esto daría mucho para hablar de otro tema muy interesante, ¿universidad o formación profesional?
También muy etiquetado por nuestra sociedad: el que vale para estudiar a la universidad y el que no vale, al oficio, según muchos es lo que da prestigio social o no.
¡Señores! Esta sociedad tiene que cambiar de mentalidad, no es más el que estudia una carrera que el que estudia una Formación Profesional.
No hay carreras de listos, ni de tontos. No hay carreras de primera, ni de segunda. No hay carreras más importantes que otras sino diferentes.
Ahí está la riqueza, y lo que las hace especiales son las personas que las enseñan y las estudian. Cuando hay verdadera vocación y deseando dar lo mejor de sí.
Lo que hace especial a un profesional independientemente de su ámbito laboral, es su excelencia profesional, su integridad personal, su educación y sus valores.
Todas las profesiones son necesarias e importantes dentro de la sociedad, por lo tanto, necesitamos médicos, ingenieros, maestros, poetas, artistas, fontaneros, comerciantes, peluqueras…
Estudiar es duro y no es fácil. Por eso estudiar una carrera durante 4 años, que no te gusta, que no va con el lado dominante de tu cerebro o con tu personalidad, con tus intereses y sueños, tiene que ser muy arduo.
La vida ya es dura y difícil para complicarla aún más.
Mi consejo para los estudiantes que tienen que elegir sería: seguir leyendo

lunes, 7 de mayo de 2018

CREATIVIDAD AL PODER

Si buscamos en el diccionario la palabra creatividad nos dirá que es la capacidad para crear o inventar algo.

La mayoría de los adultos se consideran poco o nada creativos, piensan que se trata de un don con el que se nace y se equivocan, todos podemos ser creativos, ese don está en el interior de cada uno, solo hay que despertarlo y cultivarlo.

Hay quien nace en el seno de una familia creativa y positiva, que ante un problema o situación busca diferentes soluciones, son ingeniosos y resolutivos, eso ya es ser creativo, no hace falta romperse la cabeza intentando inventar algo extraordinario.

Hay que dejar volar nuestra imaginación, abrir nuestra mente al mundo que nos rodea, observando con ojos de búho y ser positivos, optimistas y algo divertidos.

Las personas que son muy cuadriculadas, que siempre ven las cosas con los ojos de la realidad, sin imaginación y sin buscar otras posibilidades están cortando sus alas a la creatividad.

Pero si ellos quieren, también pueden llegar a ser creativos.
Muchos se excusan en no tener imaginación para no tener que pensar o hacer y delegar en otros. Yo soy de esas personas que creen que en esta vida cada día se aprende algo nuevo, siempre hay tiempo para el aprendizaje y el saber.

Para ser creativos hay que querer serlo.

Cada vez son más las empresas que se fijan sobre todo en las personas que son resolutivas, que saben trabajar en equipo y que son creativas, no robot programados para trabajar.

¿Cómo podemos aumentar nuestra creatividad? sigue leyendo

¡Anímate a ser creativo!

martes, 1 de mayo de 2018

GRADUACIÓN

Hola a todo@s, había visto en internet alguna idea parecida y no me pude resistir a realizar 30 simpáticos graduados para la graduación de mi hija. Con un poco de paciencia y algo de tiempo es fácil hacerlos.
Material necesario:
  • caramelos con palo     
  • cartulina negra
  • papel de seda negro
  • fieltro negro y rojo
  • cinta plateada fina
  • pegamento o pistola de silicona



Modo de hacerlo:

1. Recortaremos las piezas ayudados de una plantilla que nos haremos antes: 
  • los cuadrados de cartulina negra para los gorros y las tiras de cinta plateada para decorarlos

Una vez recortadas estas piezas para no perderlas las iremos pegando tal y como podéis ver.


  • recortaremos el papel de seda negro en pequeños rectángulos para forrar los caramelos con palo 



  • Dibujaremos sobre el fieltro negro los trajes, como veis es doble y unida por los hombros.


Una vez recortada la doblaremos 


Ayudados de una tijera haremos un pequeño corte para poder meter luego el caramelo de palo.



Después, pegaremos los laterales con cuidado, con la pistola de silicona asegurándonos que el centro queda libre de pegamento.
  • Recortaremos las tiras de fieltro rojo que hacen de toga 

Con cuidado y usando la pistola de silicona pegaremos las togas a los vestidos tal y como veis en las fotografías.




2. Fotocopiaremos los escudos del colegio y un diploma, los recortaremos y los pegaremos en las togas

3. Procedemos a terminar el montaje.


Pegaremos los gorros al caramelo de palo,

Introduciremos el caramelo de palo en el vestido,

Pegaremos el diploma a la manga de forma que se pueda abrir y leer.








Para poder presentarlos bien, hice una escalinata de poliespan forrada de papel de plata y los fui colocando uno a uno todos muy formalitos.

Espero que os haya gustado y que os animéis a realizarlos, son un bonito regalo y recuerdo para un graduado.
No os olvidéis de compartir con vuestros amigos.

jueves, 19 de abril de 2018

LA PROFE RESPONDE UNA GUÍA EDUCATIVA PARA PADRES

Se acerca el día del libro, La profe responde tal vez te interese, si tienes niños entre 0 y 6 años y te preocupa su educación y quieres ser cada día mejor padre, este es tu libro. Porque la educación de los hijos no es cuestión de suerte, sino del esfuerzo y la constancia de los padres.




domingo, 15 de abril de 2018

Descubriendo la belleza del mundo real frente al virtual

Estamos ante una generación de niños y jóvenes cada vez más nerviosos, más movidos y con una atención más dispersa, a consecuencia de un exceso de estímulos, al que les hemos ido sometiendo desde su nacimiento.
Lamentablemente una vez metidos en esta sociedad tan tecnológica, no estamos dispuestos a rebajar el uso de las pantallas, que cada vez nos piden más y más.
Como consecuencia, a nuestros niños y jóvenes de hoy les cuesta encontrar el gusto por las cosas y enseguida se aburren del todo, o no encuentran motivación por nada.
Son incapaces de apreciar el mundo que les rodea, de fijarse en los detalles, de admirar la sencillez y la belleza de la naturaleza, de parar a pensar el porqué de las cosas, de entusiasmarse por la lectura, y por supuesto, encontrar sentido y gusto al estudio.
Necesitan emocionarse para sentir esa atracción, esa curiosidad por las cosas que les llevará a prestar atención, a querer saber y aprender más.
En cambio viven en un mundo en el que todo se mueve por impactos de sonidos, luces, movimientos, pantallas, videojuegos…
Desde que son pequeños, a nuestros hijos les acostumbramos a las pantallas; para que no den la lata en el supermercado, les dejamos el móvil; para que no se les haga tan pesada la espera en el médico, les dejamos el móvil o nos llevamos la tableta o la videoconsola; para que dejen hacer la cena o trabajar les ponemos la tv; para ir en coche lo mismo, pantallas otra vez.