miércoles, 14 de mayo de 2014

Preparando el final de curso

Preparados para el esfuerzo del final de curso.

Estamos llegando al final de curso, esto puede suponer para nuestros hijos un esfuerzo físico y psicológico. 



Sabemos que empiezan a estar cansados, que el buen tiempo les distrae, que el calor les agota y que a pesar de todo eso toca hacer un último esfuerzo. Esto a veces puede ser una pesadilla para la familia. Para poder llevarlo de la mejor manera posible os dejo los siguientes consejos.


¿Como podemos ayudarles en estos últimos días? 


  1. Enseñándoles a estudiar y a organizase
  2. Teniendo un lugar de estudio adecuado y en un ambiente tranquilo 
  3. Dándoles una alimentación rica y nutritiva para su cerebro
  4. Con un descanso optimo
  5. Con todo nuestro cariño, motivación y apoyo


Es muy importante organizar los exámenes, anticipándonos y programando el estudio en dosis diarias. 



Enseñar a nuestros hijos a estudiar responsablemente desde que son pequeños es, no esperar al último día, es ir paso a paso, es enseñarles a hacer sus propios resúmenes,  esquemas y mapas conceptuales que le ayudaran en el repaso final. 

Enseñarles hacerse auto exámenes y a corregirselos ellos mismos de forma que vuelven a repasar. 

¿Donde?



Necesitan un lugar de estudio adecuado en el que dispongan de una buena mesa, luz y todo el material necesario para no interrumpir su estudio.

Favorecer un ambiente de silencio y orden en casa, sin ruidos o distracciones que impidan su concentración.


Alimentación rica y sana.


Para poder ayudar a todos estos objetivos y esfuerzos tenemos que tener en cuenta la importancia de una buena alimentación que contribuya a optimizar su rendimiento y aumente su capacidad de concentración y también  la necesidad de un buen descanso nocturno y entre horas de estudio.


Nuestros hijos necesitan empezar el día con un desayuno completo que les ayude a afrontar el día con energía. Esto significa desayunar un vaso de leche o si no les gusta dos yogures, cereales, galletas, pan, mantequilla, aceite, mermelada, un zumo o una pieza de fruta. 


Es una pena que en España no tengamos conciencia, de que el desayuno es la comida principal  y sea esta, la que más ligera y rápida hacemos. 

Cada vez estamos viendo en las aulas más niños y jóvenes que sufren déficit de glucosa  lo cual repercute negativamente en su rendimiento escolar, tanto físico como psíquico. Niños con mareos, cansancio, dificultad de concentración, sueño... La causa venir al colegio sin apenas desayunar.


Está comprobado científicamente que el aporte de glucosa ayuda al cerebro ya que es uno de los nutrientes principales. ¿Donde encontramos la glucosa? En el pan, la pasta, el arroz, los cereales y las patatas, todos ellos alimentos fundamentales de la pirámide alimentaria 


El yugurt alimento lácteo que les encanta a los niños contiene un aminoácido responsable de la producción de neurotransmisores imprescindibles para el sentido de alerta y de memoria.



El platano rico en potasio,magnesio,vitamina C y fibra lo convierten en un alimento inmejorable para el cerebro ya que estos elementos son buenos para la memoria y la concentración.



Las verduras de hoja verde como las espinacas, las acelgas etc tiene una rica combinación de antioxidantes y vitaminas C,E y A que ayudan a la atención mental.



El huevo posee aminoácidos esenciales para el cerebro especialmente en su yema que favorecen a la memoria.



Pescados (salmón, atún, sardinas) ricos en omega 3 y nueces.
Frutos rojos como fresas, moras y frambuesas.

Estos son algunos de los alimentos que no deben faltar nunca en la alimentación de nuestros hijos y en especial en épocas de exámenes.


Distribuir las comidas 5 desayuno, almuerzo, comida , merienda y cena ya que en época de exámenes hay un mayor desgaste de energía por las horas de estudio. Evitar distracciones por sensación de hambre que impidan concentrarse en sus estudios y alimentarse de forma sana y saludable evitando picar entre horas chucherías, snacks o bollería.



Descansar



Descansar lo suficiente para poder cargar cargar pilas para el día siguiente. Dormir entre 8 y 10 horas sería lo ideal dependiendo de la edad de tus hijos. El descanso es fundamental para rendir al día siguiente y tener las neuronas despiertas y llenas de energía para rendir a tope. 


Los padres somos los principales educadores de nuestros hijos en todos los aspectos.

Nuestro cariño, apoyo y ayuda será importantísima en el éxito de sus estudios. 


¿Como? Apoyando continuamente positivamente su esfuerzo y haciéndoles ver que la recompensa es pasar un buen verano y la satisfacción de aprender y saber cada día más cosas, de ser cada día más listo, de esforzarse en mejorar uno mismo, en la superación.



El esfuerzo final de curso, hará que la

 recompensa de pasar un buen verano, 

sea el mejor premio.

 ¡Animo!

¿Te ha gustado este contenido?
 ¡Compártelo con tus amigos!Recomendarlo en tu red favorita usando los botones de abajo

No hay comentarios:

Publicar un comentario