jueves, 3 de julio de 2014

El gran valor de un sencillo detalle

El detalle



Buscando en el diccionario el significado de la palabra "detalle" aparecen diferentes apreciaciones entre ellas me he quedado con estas.

Detalle: muestra de educación, delicadeza o cariño. Regalo de poca importancia que se da como muestra de afecto y consideración.

Hoy en día nuestros trabajos y rutinas diarias nos llevan en un ir y venir, siempre atropellados en una contra reloj que apenas nos deja pararnos a pensar o a ver las personas con las que nos relacionamos o las personas que tenemos a nuestro alrededor. Realizamos como autómatas las mismas acciones, los mismos saludos etc. sin ver más allá de la persona que tenemos en frente. Soltando la mayoría de las veces un "gracias" a toda prisa sin pararnos a pensar en ese favor o en ese detalle ni en el sentido ni significado de esa preciosa palabra.
Desde pequeñitos enseñamos a nuestros hijos a decir la palabra mágica gracias pero ser agradecido es más que una palabra.

Estas prisas a veces nos llevan a perder los detalles con el prójimo y a vivir en una sociedad triste y egoísta. 

Un detalle es una muestra de cariño de agradecimiento, de afecto hacia otra persona. A veces una sonrisa, un abrazo ya son un detalle, unas sencillas palabras de agradecimiento, una mirada, un piropo, mostrar interés por el otro, por su familia, por sus preocupaciones, ponerse en el lugar de la otra persona, ofrecerse amablemente a ayudar, una llamada de teléfono ... No hace falta esperar a tener que agradecer al otro algo para tener un detalle , podemos tenerlo simplemente porque si , porque queremos hacer que la otra persona se sienta un poco más feliz, todos estos detalles tiene un gran valor para el que los recibe si salen del corazón. .

Hay muchas formas de hacer un detalle a otra persona.
Cuando  decidimos que el detalle sea un regalo comprado, este tiene que ser sencillo y lleno de contenido es decir siempre pensando en la persona a la que va destinado, en sus gustos, aficiones etc. Tiene que conseguir transmitir dentro de su sencillez todo el afecto, gratitud, cortesía y educación del que lo hace. En eso se distinguirá de un mero obsequio o regalo.

Un detalle tampoco debe excederse, en gran valor económico por muy agradecido que se esté, ya que puede incomodar al que lo recibe, haciéndole de menos o pareciendo que compras su favor.

Hay miles de detalles y miles de momentos buenos para hacer uno.

Detalles para personas casadas o enamoradas


Un sencillo mensaje de whassap con un "te quiero" o una llamada de teléfono a media mañana. Una flor, un ramo o una planta por que si, por que  hoy tocaba. Un estupendo desayuno sorpresa.
Unas entradas de cine o para un espectáculo. Recogerle a la salida del trabajo. Preparar su comida o cena favorita con esmero romántico. Unos bombones,  algo dulce o si le va más lo salado ese bocadillito de jamón o anchoas de ese sitio que tanto le gusta. Si es tiempo de cerezas y le encantan sorpréndele con unas. Es muy fácil solo hay que pensar en el otro en sus gustos o que le hace feliz.

Hay miles de detalles que podemos hacer por la persona que amamos solo hay que parar un momento y pensar en ella y en hacerle feliz. Seguro que se te ocurren otros muchos. ¡corre a por ellos!

Detalles con las personas con las que convives en el trabajo o en tu rutina diaria. 

Esa vecina que siempre te deja algún condimento, ese portero atento que está pendiente de los paquetes que te llegan a casa, esa mama que te recoge a tu niño cuando te retrasas en la parada del bus o del cole, tu farmacéutica que amablemente te adelanta el medicamento, tu médico que se preocupa por ti, el profe de tus hijos, la persona que te limpia en casa, esa compañera de trabajo que te cubre alguna hora para que vayas al cole de tus hijos, esa compañera que te escucha amablemente tus preocupaciones, a los abuelos que  tanto nos ayudan, hermanos ... hay tantas personas a las que les podemos hacer un detalle de agradecimiento y afecto...



 ¿que detalle podemos tener?

Una sonrisa verdadera, interesarnos por sus problemas y alegrías. Unas palabras amables "que guapa estas hoy , que bien te sienta este vestido"... a veces las mujeres nos cuesta reconocer esto en otra. Una dedicatoria sincera y emotiva.
Un dulce casero siempre es un gran detalle. Tu especialidad culinaria.  Algún producto del pueblo, cuando no se tiene pueblo se valoran el doble. Un botella de buen vino.
Cualquier manualidad o creatividad propia, unos lazos para la hija de tu compañera, alguna labor que te salga bien.
Una flor, una planta. Un libro, bien novela o un libro sobre sus aficiones.  O simplemente felicitar y agradecer el trabajo realizado. Es pensar y acordarse de los demás, es poner un poco de tono humano y cristiano en tu vida en esta vida tan ajetreada que llevamos.

Hay momentos que lo tenemos muy claro y todos solemos hacer algún detalle o regalo, cumpleaños, santos, Navidad, bautizos, comuniones, aniversarios... A veces nos vemos en el compromiso, otras nos salen del corazón esas son las verdaderas, las que tiene valor.

Pero también hay muchos momentos y días para ser agradecidos, para sonreír con afecto y cariño, para tener un tono humano con el prójimo y hacer de cada día y de esta sociedad un mundo más feliz y humanitario, ese mundo en el que deseamos que crezcan nuestros hijos con el ejemplo que les damos.


"De personas agradecidas surgen los pequeños pero grandes detalles que llegan al corazón de los demás". 


Has pensado ya, quien o quienes van a ser hoy los afortunados de tus detalles? ¿y los detalles ya los has pensado?

Se agradecido y haz feliz a los demás te sentirás mucho mejor y serás más feliz.


Esta es mi pequeña pero intensa reflexión del día. 
Si te ha gustado compártela con las personas que te importan, juntos haremos felices a más gente descubriendo el gran valor de un sencillo detalle.
Recuerda que con tu ejemplo educas y enseñaras a tus hijos a tener detalles con los demás y a valorar las cosas.

¿Te ha gustado este contenido?
 ¡Compártelo con tus amigos!Recomendarlo en tu red favorita usando los botones de abajo


No hay comentarios:

Publicar un comentario