martes, 12 de agosto de 2014

Subiendo en familia a la Peña Oroel

Una escalada familiar con niños y amigos a "la peña Oroel"


La peña Oroel 

Es la cumbre más emblemática y familiar de la localidad de Jaca, tal vez porque se divisa desde cualquier lugar de esta y porque ya es una tradición subirla cada año y tocar "la cruz". Se levanta majestuosa y llena de personalidad con su cruz en lo alto, siempre vigilando y protegiendo la ciudad de Jaca.
Tan solo a 9 km de Jaca en coche, llegas al Parador, dejamos el coche en el aparcamiento e iniciamos la subida por un sendero, que viene indicado por el cartel que veis en la fotografía y que sube en zig-zags con 33 curvas señalizadas.


Los niños se entretienen contándolas y buscando el número en cada una. Con 5 años mis hijos ya han subido ellos solos por primera vez a la cumbre, sin ningún problema. Con menos edad ha sido su padre el "fortachón" que los ha subido. 

La subida, a un ritmo tranquilo y constante, a nosotros nos viene a costar una hora y 40 minutos, con un desnivel de 565 metros. Es una dificultad media fácil y se recomienda llevar calzado de montaña, ya que el suelo esta cubierto de piedras pequeñas que pueden hacerte resbalar. 


La subida es entre pinos y frondosa vegetación atravesando todo el rato un bosque que llega casi hasta la cima donde los árboles desaparecen. Primavera, otoño y verano son tres estaciones estupendas para hacer la travesía.

Durante la subida aunque es sombría, el esfuerzo te hace sudar bastante, por lo que os recomiendo no ir abrigados y llevar otra camiseta para cambiarla sobre todo en verano, ya que se suda bastante. 
Cuando terminan las 33 curvas, la pendiente se hace más suave, siguiendo de nuevo un sendero entre arbustos de unos 20 minutos más o menos, hasta la cruz, eso si a pleno sol si no está nublado.


Llegamos a la famosa cruz de la Peña Oroel, una cruz de hierro y de grandes dimensiones, desde donde disfrutaremos de unas preciosas vistas de Jaca, del Pirineo, etc.


También mi consejo de madre es llevar siempre otra camiseta de manga larga o jersey para cuando lleguéis a la cumbre ya que siempre sopla viento más fresquito y con el sudor suele entrar sensación de frió. Una vez en la Cruz lo típico inmortalizar el momento con una foto, reponer fuerzas con un sencillo tentempie beber agua y disfrutar de las vistas antes de realizar el descenso.


Descender con cuidado, poniendo freno a los pies con cuidado de no resbalar. Sobre todo los niños que tienden a bajar corriendo.


Después de descender por el mismo camino podemos reponer fuerzas en el parador-restaurante que cuenta con una terraza mirador muy agradable en la parte trasera.


o llevar nuestra propia comida y acomodarnos en las mesas del merendero, ambas opciones están fenomenal. 

Como podéis ver en la fotografía también hay un tobogán para los niños, a los que nunca se les acaban las pilas. Por lo menos a mis hijos, que después de hacer la travesía aun les quedan fuerzas para seguir jugando.


Recordar que cuando hacemos montaña es muy importante:

  • llevar un ritmo constante en el que estemos cómodos, no hay que batir records ni hacer competiciones , se trata de disfrutar y medir siempre nuestras fuerzas, no pasarnos. Pensar también que siempre supone un esfuerzo físico por sencilla que sea.
  • llevar siempre buen calzado, 
  • tiritas, 
  • agua, 
  • algún alimento energético, 
  • ropa de abrigo, 
  • repelente de insectos o un  calmante para las picaduras. 
  • acordaros de saludar cada vez os encontréis con otros montañeros.  
  • otro pequeño consejo, shssss pero solo para vosotros mis queridos seguidores a mi siempre me gusta echar al coche cuando es verano unas chanclas para cuando ha finalizado la excursión cambiarme y descansar los pies, es muy gratificante.


Si no la conocéis os animo a realizarla en familia o con amigos, si os gusta la naturaleza disfrutareis con esta excursión.

¿Te ha gustado este contenido?
¡Compártelo con tus amigos ! Recomiéndalo en tu red favorita usando los botones de abajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario