domingo, 14 de septiembre de 2014

Excursión familiar a un pueblo abandonado

Excursión familiar a Bergosa


Hacer una excursión familiar a un pueblo abandonado con tus hijos puede ser toda una aventura para ellos y una gran experiencia para vosotros.
Hoy os voy a enseñar una ruta de senderos de la Jacetania que nos lleva al pueblo de "Bergosa", abandonado hace unos 50 años mas o menos.
Para ello tomamos la carretera desde Jaca hacia Castiello y a unos 3 Km, donde están los canteros comenzaremos nuestra aventura, de una hora más o menos hasta  llegar a "Bergosa" y unos 250 mts de desnivel.


Seguiremos por el camino que deja un túnel a la derecha continuaremos hasta llegar a una preciosa casa roja 


una vez pasada la casa, veremos en la parte trasera de esta, un cartel indicativo del camino. 


Subiremos por un estrecho sendero y llegaremos a las vías del tren, las cruzaremos con cuidado y comenzaremos la subida.


Esta parte de sendero, en algún trozo es un poco peligrosa, os recomiendo llevar buen calzado y andar con cuidado especialmente los niños. El camino se ensancha y vemos unas escaleras, las subimos y llegaremos a un arroyo.



Allí comenzaremos la subida por un camino pedregoso, entre un bosque de pinos haciendo zig-zags.



El camino no tiene perdida,  de vez en cuando aparecen unas flechas rojas pintadas en las piedras.



Salimos del bosque, ya nos acercamos al pueblo, cuidado con estos últimos metros pedregosos y el barranco especialmente los niños. 

Llegamos a una  pradera, una bandera de España a unos 1.130 m de altitud, nos da la bien venida. Desde ahí podemos apreciar unas vistas espectaculares de Castiello de Jaca por un lado y de Jaca y la peña Oroel por el otro.



Una casa reconstruida para hacernos idea de como era el pueblo.


Ha merecido la pena la caminata, nos dirigimos a explorar el pueblo, a curiosear las calles y las casas, toda una aventura para los pequeños, llena de emociones que deja suelta su imaginación y nos llenan de preguntas.



Visitamos la iglesia de San Saturnino que aún conserva parte de las pinturas de las paredes.




¡Sorpresa! Descubrimos en el altar un belén que nos sorprende a todos gratamente.



Visitamos el cementerio



Paseamos por las calles de "Bergosa", los antiguos habitantes han marcado con su nombre sus casas para que no caigan en el olvido. 



Después de pasear por todo el pueblo, un almuerzo a la sombra en la pradera es una buena recompensa.

El descenso por el mismo camino con cuidadito, ya que es en bajada con piedras, después de un día tan estupendo no queremos acabar mal. En unos 40 minutos llegamos al túnel del principio.

Esperamos que os guste, a nosotros nos encantó.

Un consejo si eres de los que no te gusta que la vegetación te roce las piernas o tus hijos son muy sensibles, te aconsejo pantalón largo. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario