domingo, 26 de octubre de 2014

Enseña a tus hijos a disfrutar de la naturaleza

La naturaleza es un regalo que Dios nos ha dado a los hombres, para que la disfrutemos  y nos sirvamos de ella, pero para ello debemos cuidarla. Enseñarles a mantenerla limpia y a protegerla.
Enseñar a nuestros hijos a amar la naturaleza desde que son pequeños, es muy fácil si a ti también te gusta. No basta con leerles cuentos o ver libros animales, plantas o paisajes. ¡Hay que acercarles a ella!. 
¿Como podemos hacerlo? 

En nuestra ciudad hay numerosos parques, visitarlos todos, no os limitéis al que está cerca de casa, acercaros a otros será como hacer pequeñas excursiones, lleva un bocata, un refresco y alguna chuche y puede ser todo un planazo.
Visita los museos de ciencias de tu ciudad, o los centros de interpretación de la naturaleza, seguro que descubrís algo nuevo e interesante.
Acércate a un vivero, observa las variedades que tienen, sus características y particularidades, juega a jardineros en casa, que se responsabilicen de su planta. Visita un huerto, descubre los cultivos de temporada...
Disfruta y enseña a tus hijos a realizar algún deporte al aire libre como bicicleta, correr, patinar... Seguro que en tu ciudad hay lugares habilitados para ello.
Disfruta de la naturaleza las cuatro estaciones del año, 
saliendo con asiduidad al campo, cada estación es única y mágica descúbrelas con tus hijos, están llenas de tesoros.

Primavera, explosión de flores y colores, disfrutar del verde de los campos, del olor a hierba fresca, escuchar el canto de los pajarillos o el riachuelo, observar diferentes insectos...
Verano, si estamos en la montaña podemos hacer diferentes excursiones, acampadas para ver las estrellas de noche, almuerzos campestres, bañarnos en el río, coger renacuajos y volver a soltarlos en el río, hacer un herbolario, o cuadros de flores secas... Si estamos en la playa podemos comer o cenar  un día a orillas del mar, salir a navegar, hacer deportes de agua como buceo, pesca...
Otoño, lleno de colores ocres, naranjas, marrones, observar las diferentes hojas de los árboles, recoger piñas, frutos secos, buscar setas, pasear por el monte escuchar sus sonidos respirar su aroma a madera húmeda, hojas secas...
Invierno, puede ser la menos atractiva y la que más pereza nos de salir, pero un día de nieve con trineos, guerra de bolas y muñeco de nieve puede ser un día inolvidable.




No hace falta ser un experto en ciencias naturales, ni en botánica, ni en zoología, basta con que te guste, con que te preocupes, la cuides y la respetes. Para transmitir esos sentimientos a tus hijos es suficiente con entusiasmarles con el plan, enseñarles a abrir bien los cinco sentidos para que aprendan a observar de fuera a dentro queriendo empaparse de todo lo que nos rodea. Acercarles a la naturaleza para que lo disfrutan in situ.

No te olvides de inmortalizar cada momento feliz que pasas en familia con tus hijos, recuerda que luego puedes hacer tu propio mood board, puede ser curioso fotografiar el mismo lugar en las diferentes estaciones del año.
¡A que esperas! 
 ¡El otoño está precioso!
¡Corre y organiza una salida para este fin de semana!
¿Te ha gustado este contenido?
 ¡Compártelo con tus amigos!Recomendarlo en tu red favorita usando los botones de abajo

No hay comentarios:

Publicar un comentario