domingo, 4 de enero de 2015

Un bizcocho para regalar

A veces no basta con hacer un delicioso bizcocho, la presentación dice mucho de la persona que lo hace y lo regala. Cuidar los detalles, es un signo de cariño, un signo de delicadeza, un signo de belleza, un signo que hace especial lo normal. 
Os voy a enseñar una forma muy fácil de envolver un bizcocho para regalar. También lo podemos utilizar para presentar unas pastas, unas magdalenas, chocolatinas o chucherías. 
Necesitaremos:

  • Un plato de cartón o una bandeja dependiendo del tamaño del bizcocho. 
  • Una blonda o mantel de papel para la bandeja, 
  • Unas cintas de raso de colores y 
  • Papel de celofán.
Modo de hacerlo:
  1. Realizaremos 4 cortes en el plato. 
  2. Doblaremos por ellos, como podéis ver en la foto.
  3. Haremos unos agujeros para unir los laterales con las cintas de raso. 
  4. Pasaremos la cinta por los agujeros.
  5. Cerraremos los laterales con un lazo.
  6. Haremos los mismos cortes en la blonda o mantel de papel.
  7. Doblaremos los laterales como en la foto.
  8. Lo introduciremos en la caja de cartón que nos ha salido con el plato. 
  9. Por último introduciremos el bizcocho en el recipiente que nos ha salido.
Lo envolveremos con un papel de celofán y un lazo, listo para regalar.
Cuidando todos los detalles, con cariño y delicadeza, no solo hacemos especial lo natural, también compartimos  un momento de felicidad.
¿Te ha gustado este contenido?
 ¡Compártelo con tus amigos!
Recomendarlo en tu red favorita
 usando los botones de abajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario