domingo, 4 de octubre de 2015

Las prisas un enemigo de la educación

Vivimos en una sociedad alterada por las prisas, que vive en una aceleración continua y que quiere conseguir todo ya. Con prisas es difícil educar bien a los hijos, en un ambiente así surgen los nervios, los enfados, las malas caras, actos y palabras de las cuales luego nos arrepentimos. Todo lleva su tiempo y para educar hay que tener paciencia. Como dicen las abuelas el buen puchero a fuego lento, sin prisas. Enséñales y dales tiempo para aprender y hacer las cosas.
 ¿Quieres saber más?

No hay comentarios:

Publicar un comentario